Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 17 de marzo de 2017

Ilumina mi Corazón . Capítulo 42 ( primera parte)

Hola  ¿cómo están?  Hoy  leerán   sobre la  fuga  de  Amelia.  Espero que les  guste .
Capítulo  42



Firond    la estaba  examinando  mientras  Amelia miraba  al piso. El  curador le preguntó  —¿Estás  bien  ?
—Si, yo...
Zahra  abrió la puerta    junto  a   Ana y la abrazaron —. Pensé que  te iba a hacer  daño. Tuve tanto miedo confesó  —  Zahra a punto de llorar.
—  Pues no pasó  así, la que le hizo daño  Billy  fui  yo.  Creo que me estoy  convirtiendo  en  Úvatar.
—. Cuando  dijo esto  Amelia miraba  al piso se sentía  tan sucia.
—Por la  diosa,  Amelia  no hagas  melodrama  de defenderte.  Ahora   tienes,  un poder que nunca  antes   usaste.  Estabas   con miedo  que descubra   la  farsa   y  te lleve a  su laboratorio. Conociendo  al  ese  insecto amenazó a  Ana  y  a  otro ser querido — . Gruñó —Firond  que estaba  preparando    una poción  y se  la  dio  a tomar  a  Amelia.
Ella  tomó   sin  ganas  el remedio.
— Mírame  Amelia,  si  hubieras  deseado matarlo Billy ya  estaría muerto.
Zarha  acarició  el cabello  de  Amelia.
—  A veces   te  toca luchar  por   salvar a tus seres  queridos.  Lo hiciste   con la sombra.
— Disfrute  golpeando a  Billy.
—Ese  no es  un pecado,  yo  también lo habría  hecho   — dijo  Firond.
Ana  abrazo   muy fuerte  a su hermana  antes   de  reflexionar —.  Solo las  acciones son  las  que cuenta  hermanita.  Ahora tienes  el poder ,  pero   lo que tú hagas  con él  y  a quien hieras  y protejas  es lo que cuenta. Yo  creo en ti  Amelia.
Amelia acarició  a  Ana  esperando que  tenga  razón y  ella no se  convierte  en un monstruo  como Úvatar.
Firond  suspiro  —  La  pequeña  tiene  razón.  Descansa  un  rato .  Come  algo aunque sea  esas papas  fritas  que  Ana  te trajo  de contrabando. En una hora  debes  vestirte  y  escapar  .  Ana,  Zahra  y  Kelly  te guiarán a través  del pasadizo.
Firond   busco  una pequeña maleta.  —  Estas  son tus medicinas. Voy a alejar  a  Billy  por completo de  tu habitación  así que  tal vez  no te  vuelva   a ver en  varios  días.
Amelia  abrazó  a Firond,  él le ayudó .  Estuvo  con ella    cuando  no podía  dormir   y la cuido con  gran dedicación.  Pasaron horas enteras  viendo el doctor who y El señor de los anillos.
El curador  estaba   sonrojado y algo  avergonzado.
—  Nos  veremos en Seragon,  mi maestra  Naltucien  va  a cuidar de  ti estos  días. —  Luego de decir  eso se marchó dejando a  Amelia  en compañía  de  Ana y  Zahra.
Dos  horas   después,  Amelia  pidió  que se marchen de la habitación para  poder  vestirse  con  el disfraz que le permitiera escapar   de las  garras  de Adolfo  Mercader  y  su  secuaz.  Con dificultad  se  puso  unos  tenis  blancos    un  chándal de  color  rosado  y  una  camiseta de  algodón del  mismo  color.  Ana  le  dio  una chaqueta  que  conformaba  el traje del calentador.  Amelia   no  entendió   que  aunque esté con esa  ropa  iba a  pasar  desapercibida   de los  guardias  del  Billy.
Cansada  y molesta  consigo misma  por estar  tan débil   llamó  a su hermana   y  a las otras  mujeres. Kelly llegó  con   una  cajita   de cuero.  Es  hora  de maquillarte.  Amelia  resignada   suspiró.
Kelly  abrió  la maleta de cuero  y  sacó   un  frasco  de  cristal.
—Amelia, por favor,  úntate esto en la  cara.  Como  no podemos utilizar magia, para  transformarte,  ni podemos usar  una  puerta  transportarte  a   otro lugar  por miedo  a  que la energía  te  haga  algún daño irreparable. Te disfrazamos y  con suerte no tendremos ningún  problema
Amelia lo  hizo  sintiendo   que  su  rostro  ardía   y sus  mejillas  era jaladas  como  si alguien las pellizcara fuerte.


— Mirá esta  fotografía — Kelly  le mostró  la  imagen    de  una mujer  de  45  años  rubia ,  de tez  blanca.  Era   rellenita    y  tenía más  busto  que  Amelia.  
Zahra  trajo  una  peluca  de   color   rubio.  Se acercó a  Amelia  y le dijo —.  Concéntrate, en el rostro de la mujer .  Las máscaras mágicas tienen el mismo  principio que el traductor  que te dimos. Ambas   se adhiere  a tu cuerpo  y   como una parte  de  ti  y  sobre todo utilizan un mínimo  de magia  .
Amelia   recordó  que  Firond  le explico   que  ella podía  entender  a todos  alrededor aunque  hablen  en otra lengua   gracias    a un traductor  mágico que le  fue insertado   cuando ella estaba  dormida. Ana  le   mostró  el suyo  alegre que no tenía que  ir    nunca más a  clases de inglés.
Zahra golpeó  a  Amelia en el  hombro —. Concéntrate para que se realice  el cambio.  
Amelia  lo hizo  su  rostro  alargado  y su piel  más  oscura  cambiaron ante  sus  ojos    a una   cara redonda de tez   rosada, hasta   obtuvo unas  arrugas alrededor  de los ojos y la  boca.
Ana  suspiró  para luego  decir  —. Genial, nadie  te podrá reconocer.
— Ponte  la peluca,  también es mágica   se añadirá  a tu  cabeza  y se sentirá  como  cabello normal.
—  Gracias   Zahra.
Kelly  buscó en la  caja  de  maquillaje  un  frasco  blanco  que parecía    solución  oftálmica.    Se  la  dio  a   Amelia.
—¿Quieres  que  te  lo ponga  en los ojos o  tú puedes?
— Yo puedo.
—  Debes concentrarte en el color  que deseas.  Los ojos de la mujer  son azul  claro.  
Amelia asintió,  luego de unos minutos  sus  ojos  cambiaron, pero aun  era más  delgada  y  pequeña  que  la mujer    de la  fotografía. Kelly  le dio un  frasco parecido  a  un perfume.
— Concéntrate en la imagen.
Amelia  lo hizo  y   su cuerpo  cambió  al de la mujer  hasta  creció  varios  centímetros.  Ponte este labial  hará  tu voz más  gruesa  y   hablaras  en   noruego.  Estarás  suplantando   a Bera  Erickson, ella   es un   ama de  casa  vive  en  Bergen  y vino  a  celebrar  sus  25   años  de matrimonio.  Su  esposo es  Sven Erickson  y es   un  profesor . Ellos   tomaron el tour  vacacional  con  otros  turistas   noruegos,  suecos  e  islandeses.
Amelia  algo intranquila preguntó  — ¿Qué pasó con la pareja?




Kelly sonrió   —  Los matamos.
Amelia  puso los ojos  como plato.
—Es  broma.  La  pareja  está  bien.  Por  el momento   duermen   en el castillo. Al igual que una mujer  que  Helmunt  suplantó. Cuando   despierten  mañana    a  las  10  estarán  Londres.  Creerán que    Bera  ganó    un viaje   pagado   por  3  días  en  un tour   Jane Austen  con  hoteles  y  transporte pagado. Por  conocer    sobre las novelas  de Jane  Austen, cortesía  de las empresas  Dufrew.
Amelia  sonrió — Me  alegro de ella.
—Billy  y  sus secuaces  no  sospecharan    de   unos  turistas  en  su  último  día  de  viaje   en la  isla  de  Skye. Será  mejor   que    nos  apuremos  el viaje  por el pasadizo  es   largo.
Amelia    volvió  a  verse en el espejo , antes de acompañar   a  Zahra,  Ana  y  Kelly.  Amelia    un poco preocupada  preguntó  — ¿Cómo reconoceré  a Helmunt  y  a Luke ? Aunque ella   deseaba   ir  con  Sebastián por cuestiones de  seguridad  le  fue asignada como pareja  Luke   Dufrew  y  Helmunt Becher iba  a estar  con ella  protegiéndola  de  ser  necesario
Kelly le dio una fotografía. De  un hombre  algo  calvo  con el  cabello  blanco y  barba.  Tenía  unos  55  años  y a pesar   de todo era muy atractivo.
Amelia   empezó  a subir     unas  gradas  para   poder   ir  hasta a fuera.  Se   sentía  tan débil y le  dolía  la  cabeza  por lo que  apenas  prestó  atención  al    paisaje submarino.  Subió  por  el  faro Kelly la  esperaba  junto  a  una  mujer  igual que  ella  y    a  un hombre    que  Amelia  reconoció por  ver su fotografía  minutos  antes.
—Será mejor  que se apresuren  — dijo la mujer  rubia  —Sissel  ha  estado husmeando.
—  ¿ Quién  es  Sissel ?
—  Una  vieja   chismosa  y curiosa  que no deja en paz  a nadie.  La  mujer  rubia    dio la mano a  Amelia —.  Es un gusto conocerte,  soy Yvaine la hermana  de  Blake  y Sinclair.
Amelia le sonrió   —  Encantada,  gracias por  todo.
Yvaine    le sonrió  y le dio la mano para despedirse —.  De nada, me  da gusto ayudar.

Amelia  se  despidió   deprisa  de  Ana ,  Zahra  y Kelly. Porque oyeron unos pasos.   El hombre  calvo  se acercó  a  Amelia  y  la  sujetó  por  la cintura.  Cuando la puerta  se   abrió de  forma  repentina   Amelia  besaba  al  hombre. Una mujer delgada   con  cabellos  grises  y negros lo miró   horrorizada.
—  No están muy mayores  para eso.
El  hombre  al que  Amelia reconoció   al instante  como Sebastián dijo —  Nunca se es  mayor  para  besar a la mujer  que uno  ama.
La  mujer   hizo  una mueca.
— Estupideces,   apresúrense  que ya nos  deja  el autobús  por su culpa.

Amelia asintió.  Caminaron en silencio hasta que  Sissel  se  fue  a estorbar a otra persona.
—  Pensé  que iba  a   venir  Luke.



Sebastián  sonrió — Espero  que  te agrade  el  cambio.
Amelia  como respuesta  volvió a  besar a   Sebastián  Mientras  a Sissel  parecía que  le iba a  dar  un  ataque.
Sebastián  corto  el beso  y   abrazó  Amelia  que   se  puso  a reír.  Él  le  explicó  —    Lo convencí  hasta que me deje    cuidarte  .  Por  suerte  Firond  me ayudó.
—  Dijo que estarías menos estresada  conmigo a tu lado.
Amelia apoyó  la  cabeza  en el hombro  de Sebastián —  Eso es  cierto.
Todo   parecía normal  hasta  que  llegaron cerca  del  autobús.  Sebastián estuvo a punto de   gritar  por el dolor  que   Amelia le provocaba.  Ella apretó   fuertemente  su brazo.  Amelia podía percibir  a los  guardias  de  Billy  al pasar . El  vampiro no   sabía  de qué forma  calmarla, ya  que él mismo estaba  asustado.   Así que  siguió  caminando  un paso a la  vez.
Amelia  se  subió  al bus   con los  otros  turistas. Temía que en cualquier  minuto  se dieran cuenta  de  su huida    miró  al  acantilado  era  muy  hermoso.  Sebastián   solo le apretó la mano  sin decir  una palabra.
Ella  cerró los ojos    y  respiró  profundo.
Oyó la  voz  de una  mujer  —¿ Te sientes  bien  Bera?
Amelia  abrió los  ojos  para  mirar  a una mujer flaca  de  cabellos   rojos   ondulados .
— Si,  solo tengo un ligero dolor  de  cabeza.
— Fue esa  horrible comida  escocesa  .—Replicó  Sissel.
La  mujer  pelirroja   solo  hizo una mueca   y se mordió los labios para no   contestar  nada  a  Sissel.
—  ¿ Quieres  un poco de  agua  o algo?
— No.
—  ¿Puedes  continuar  con el viaje?  Tendremos una parada más  antes  de  volver  al Hotel.
Amelia   trató  de sonreír antes  de  responder  —  Si, no quiero perderme  de nada  de este hermoso país.
—  Ese es el espíritu.


El autobús   partió   del lugar  .  Amelia    poco a poco se sintió mejor.
Helmunt disfrazado de una  mujer   bajita  de  cabellos  grises y ojos  negros .  Se acercó a  ellos y les dijo en voz  baja.
— Lin me  mandó  un mensaje  .  No se han dado cuenta  de  nada.
Sebastián miró  hacia la carretera  —  Me alegro.
Amelia  observó  el bello paisaje   ya no sintiendo miedo.  Había  burlado   a los  hombres de  Billy .  Úvatar  estaba preso  y ella  se encontraba  en uno de los lugares que siempre   quiso conocer  junto  con el hombre que amaba.  Debía aprovechar  cada  segundo de ese  viaje.
Llegaron a un puerto   en Armadale   y    les  indicaron    tomar  el  último  barco  él los llevaría   al  otro lado de la   orilla.  Mientras  tanto   tendría una  cena  y  una  fiesta  de  despedida  en el  lujoso  bote.  
Amelia por  un momento  se  olvidó  de sus problemas.   Hasta  comió un poco de pastel de chocolate  con café.
Salieron  a  cubierta    y  miraron la estrellas    cogidos  de la mano.
—  Parece  un sueño,  temo   cerrar los ojos  y  que  Úvatar  me encuentre  de un momento a  otro.
—  Si lo hace, lucharemos, pero nada  ni nadie nos separa.
Amelia  vio  reflejado su rostro  en el agua.  Lucía  tan diferente    a la mujer que era.
—  Me  veo  tan distinta.
—  Te  ves  hermosa.  Solo tengo  que mirarte  a los ojos  para   encontrar  a  mi Amelia.   No  importa  como luzcas   siempre   podré  ver    en tu alma  y  enamorarme de  ti nuevamente.
Amelia  besó  a  Sebastián con toda  su alma. Sin embargo,  fueron  sorprendidos  por  Sissel que hizo una escena .  Una  media hora  más  tarde llegaron al hotel.  Amelia  y  Sebastián  se dirigieron a su habitación.  Cuando entraron  al lugar, esté no se encontraba  vació  .  Khalid  y una mujer   de  cabellos  blancos  los esperaban.


—Bienvenidos —  Dijo la mujer —  Mi nombre  es  Naltucien.
Amelia   se acercó  y le  dio la  mano —  Encantada  soy  Amelia —señaló  hacia  Sebastián  y  él es mi prometido  Sebastián  Contreras.
Sebastián  saludó a la mujer  y luego a  Khalid.
— Parece que todo   salió  bien. Mañana  tomarán  un vuelo a  Londres  con  el resto de  turistas.   En Londres serán guiados  a una casa segura.  Me despido,  parece que los has hecho bien  Sebastián  te  buscaré mañana  en Londres  para que vuelvas a  tu rutina.   Para que  Billy,  ni  el señor  Mercader   se den cuenta  de  lo  que hemos  hecho.
Sebastián asintió.
Amelia   acompañó a  Natucien  a  otra habitación  y fue  revisada por la curadora que posteriormente los  dejo  solos.
Amelia se  sintió  tranquila  cuando  se quedó sola  con  Sebastián.  Por  fin  podría quitarse  el  disfraz.  Fue al  armario  y  miró   una pequeña maleta    de  color   negro.  En ella  Ana  puso  algo  de  ropa y  otras cosas más.  Cuando lo abrió   quiso  pegar a su hermana .  Ella   solo le había mandado  unos  baby  dolls  muy  provocativos , ropa  interior  sexy ,  un  vestido  azul    y un   traje  negro  de hombre. Resignada se  quitó el maquillaje  y el disfraz en el baño.  Se  puso  un baby doll  que  Ana  empacó para  ella  y  fue   a  buscar  a Sebastián.
Se  quedó sorprendida  al no ver a  Sebastián en la  habitación  .  Fue  a la  cama   cuando  lo  miró llegar  con  un  ramo  de  cardos  rojos.
A Sebastián  casi  se le  cae  el ramo de  flores  que le compró para ser romántico. Al  ver  a  Amelia  vestida de  forma  tan sensual.  
—Quise  comprarte    unas  rosas, pero no había en la tienda. El  empleado  me dijo que es  símbolo  de  Escocia   y   además   es  un símbolo celta.
—Están  hermosas—  dijo  Amelia  tomando el extraño  ramo.
Sebastián  sonrió  —  Están horribles , pero  me gusto lo  que significan  cuando  un hombre   se  las  da   una  mujer .
—¿ Qué significan?
—  Que  no importan    todo  los problemas  y sufrimientos su amor  será  eterno.
Amelia   suspiró  y  dejó  el ramo   en una mesita. Luego  fue  a donde se encontraba  Sebastián  y lo  beso  con todo  su pasión  y  amor. Posteriormente  él  la  besó  en el cuello perdiéndose en su calor  y en su olor a  chocolate
—¿Estás segura?
Amelia  como respuesta desabotonó  uno  de   los botones de la camisa de  su pareja.   
—  Te amo y quiero  aprovechar,  cada  segundo  de mi vida  junto  a ti.
Sebastián  tocó   el rostro  de  Amelia  y    le  respondió
— Te amo.
Luego   besó   su boca  mientras  sus manos   desnudaban a la mujer  que  ama.
En la  ventana  del hotel  Azidahaka  observaba  la  escena  esperando qué hacer.  Por  un lado estaba  harto de  Billy  y  el  papanatas  de  Adolfo  Mercader  y por  el otro   no deseaba  liberar a  Úvatar.  
Lo único que le  quedaba  era    seguir  vigilando  Amelia  y cuando  pudiera  la raptaron al igual que a  Heli y  a Nazareth.  Estaba seguro de que si tenía los poderes  de las  tres  mujeres podía conquistar el inframundo. Además,  deseaba  tenerlas  de esclavas  sexuales.  Sintiendo la llamada de  Billy se marchó por  el momento   no le contaría que  Amelia   escapó ni  donde estaba.   

Espero que les haya gustado este  capítulo y les deseo un buen fin de semana 








10 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Genial el capítulo, como siempre te deja con ganas de seguir leyendo. Pasa un genial fin de semana!!
Besos!

Violeta dijo...

Hola preciosa!
Genial capítulo! Te deseo un feliz fin de semana. Besotes

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Como siempre es un placer leerte y saborear cada capítulo que nos ofreces con todo el recorrido de tus personajes bien caracterizados.
Abrazos y Besines.

Mela dijo...

Hola, JP... ¡Menudo final de capítulo! Cuando ya pensaba que Amelia estaba a salvo aparece Azidahaka para hacerme sospechar que no está tan a salvo
Creo que a Amelia le ha encantado que sea Sebastián quien la acompaña en lugar de Luke
¡Y cuántas veces Sissel les ha pillado besándose! ;-)
El disfraz me ha parecido perfecto... Amelia estaba irreconocible
Y estoy segura que los temores de Amelia no se harán realidad... ella nunca será un monstruo como Úvatar
Muy buen capítulo
Te deseo un feliz finde
Besos

JUAN FUENTES dijo...

Amiga escritora,tu amor por las letras hacen que cada vez aumnente mas tus seguidores

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien. ¡Vaya capítulo! Me encanta Firond y sus ideas. Además tiene un excelente gusto para las series. Volviendo al capítulo que mal que los encontrarán tan pronto. Sebastian y amelia no tienen un respiro los pobres. Además las ideas de los disfraces ha sido muy divertida. Te leo en siete días y espero que ese demonio agonice. Un besote, guapa!

Nena Kosta dijo...

Un plan ingenioso el de disfrazar a Amelia para que pase desapercibida en su viaje. Un viaje que a pesar de las circunstancias, ha sabido disfrutar junto a Sebastián, aunque sin conseguir dar esquinazo a Azidahaka, lo que presagia nuevos problemas. Sissel parece la vieja del visillo jajaja, qué inoportuna es.
Me ha gustado que por fin se pusieran en marcha hacia su nuevo destino para la curación de Amelia. Esperemos que Azidahaka no logre su propósito.
Un beso

Mientras Leo dijo...

Pobre Amelia, pensar que pueda hacerse Uvatar!
Está muy interesante, estoy deseando seguir con la historia
Besos

Laura dijo...

Excelente capítulo la historia está cada vez más buena me gusta mucho, gracias!

Yessy kan dijo...

!Oh wow, que capitulo!
Muy original la idea que creastes para el escape de Amelia. Me parecen geniales las transformaciones. Un look completamente diferente, dude que los pillaran, pero veo que el Azidahaka los encontro! Me encanto la escena romantica de Helena y Sebastian, ya era tiempo que los pobres intimaron un poco. Nos dejas en suspenso, veremos que pasa.
Te envio un beso y cuidate

Related Posts with Thumbnails