Bienvenidos a mi blog. He creado este por que tengo un montón de historias en mi mente que me gustara compartir. Miles de mundos y personajes siempre me acompañan, decidí, que era hora de hacer que fueran conocidos. Quiero, que sean capaces de expresar y soñar junto a mi. Espero, que les guste mi casa y tendrán una voz aquí. Mi cariño y amistad también.

viernes, 19 de mayo de 2017

Ilumina mi corazón Capítulo 46 ( Primera parte)

Hola  ¿cómo les  va?  Hoy les traigo un nuevo capítulo.  Veremos que  va  a ocurrir  con la relación  de  Amelia  y  Sebastián.  Espero que les  guste.

Capítulo  46
15  días  después.

Amelia apenas  atendió   las instrucciones  de  Is.  Desde que llegó al inframundo  solo entrenaba hasta   que  sus músculos no  dieran  ni un minuto más. Empezó  a  controlar  su poder  y   con el  tiempo  ya no  se sentía  tan monstruo en especial porque  conoció a  otros  demonios.
Sin  embargo,   eso no quería  decir  que  no extrañara  a  Sebastián.  Todo el tiempo  lo recordaba  y   se  sentía una  cobarde por haberlo dejado.  Heli  apenas   le  ayudó  cuando le contó cómo  terminó  con  Sebastián.  Ella estaba de acuerdo con su exprometido. Recordando a Amelia  que  ella  nunca  creyó  en el amor  de pareja  por  culpa del  abandono de su padre.
Amelia sintió   un ardor  en todo  su cuerpo y  luego  Is    le apretó  con las manos   su  cuello.
— Concéntrate  en la pelea. No dejes que  tus  emociones,  ni recuerdos   te impidan luchar utilízalos  para   poder  vencer —. Luego de eso  la demonia  volvió a estrangular a  Amelia .
—Lucha , Úvatar   no  va a ser  tan magnánimo  y  te  va a dejar    vivir. ¿Por qué tengo  que hacerlo yo?
Amelia  tuvo  dificultad  en respirar.  De sus  maestros  Is  era  la peor  y la  que exigía    más de ella.  Con algo de  temor , cerró los ojos   .  Su  última  visión fue el rostro  de  Sebastián.  Deseaba  verlo una  vez más.  Se  dio cuenta  de lo próxima  que estaba  su muerte  y que no deseaba  seguir  viviendo  sin  él.
Oyó la  voz  de  Sebastián  —  Lucha por  ti,  por  mí.  Por un futuro  juntos.
Dejó que la oscuridad  le  rodee  y  luego hizo que las  manos    que apretaba  su  cuello   fueran   atravesadas  por   un montón  de  agujas.  Is  le  soltó por  un  breve minuto lo que le  dio tiempo a  Amelia  de   escapar  .  Se  disipó  como si fuera  niebla   un movimiento que  recién  aprendió  de  Adremlech.
Is  no pudo encontrarla  y  solo apareció  cuando le llamó.

— Amelia lo hiciste  bien.  Progresas  cuando te  centras en la  batalla.
Amelia  sonrió  
Is  gruñó  —   si  quisiera matarte lo habría  hecho.  Así que sigue trabajando y  no  te distraigas .
Amelia asintió  ,  sin decir una palabra le ardía la garganta   y estaba  algo mareada.  Pasaron unos minutos  a  solas   Is se  transformó  en una  pequeña  flama   de luz  intermitente.     Iba  a marcharse  a sus cuevas     en el centro  del inframundo , cuando  Amelia  un  poco  recelosa  y  con miedo  de  arrepentirse  por fin habló — ¿Quería pedirte  un favor?
Is  se transformó en su  forma  humana pareciendo  una  muchacha  frágil.   Lo  que hubiera  engaño a quien no la conociera .
—  ¿Qué deseas?
—  El  primer  día  que estuve  aquí  tú me contaste la historia del  río Tamuril  de la esperanza  y cómo   comunica  sus  aguas  por  los  5  mundos        
—  ¿Qué deseas  no  te  vengas  por las ramas  o  volverás    a pelear conmigo y no seré  tan   misericordiosa?
Amelia acarició  su cuello que aún le dolía  del entrenamiento anterior.
—  ¿Quiero que  me indiques  el camino   hacia  Seragon?
— ¿Por qué?
—  Deseo  ver  a  Sebastián.
Is  no dijo  ninguna  palabra  hizo una  mueca  y  de sus manos    salieron pequeñas  flamas.  
— ¿ Por  qué ?  
—  Es personal.
Is   se transformó  en una  pequeña  flama. —  Si no me dices  la razón  ,   no te llevaré a  ningún lugar.
Amelia   resopló  y  cansada  se sentó  en  el piso  de arena   de  la solitaria  cueva  en la que estaban.
—  Cuando llegué  a  aquí  tú me mostraste  el río Tamauril.  Me  dijiste que  se llama  así  por una leyenda.
En  la  que  un demonio y un ángel se enamoraron ...
— Ve  al grano . ¿ Qué  tiene  que  ver   eso con tu deseo  de  ir  a ver  a  Sebastián?
Amelia miró  a  Is   —  Me dijiste   que el amor  verdadero fluye  siempre   y  que    por  más que    uno lo niegue  y se acobarde  .  Es  como ese  río    un caudal  eterno. He   intentado olvidarlo.  Convénceme  que es  mejor para  los  dos    estar  separados.  Pero no puedo  no deseo luchar   sin él y no deseo vivir  sin él.
Is   se transformó  en una  muchacha de  nuevo  —  Sígueme, ya  era  hora   que  te des  cuenta y  aceptes  quién eres  y  aceptes    a quien  amas  Solo así podrás  vencer   y luchar contra  Úvatar.  
Is  la guio  sin  decir  una palabra más.  Cuando llegaron  a Serangon   la dejo  en  el río y le indicó cómo  volver al inframundo. Amelia    llegó  con un poco de dificultad  a la  casa  de  Firond    era  casi medianoche  cuando    por  fin  pudo  golpear la puerta  del curador.


Kelly    abrió vistiendo un  baby  doll negro muy  provocativo.  Parecía una diosa.  a Amelia le  volvió  a dar  celos.  Sin embargo,  se controló — ¿Quiero  hablar con  Sebastián?
 —  ¿  sobre  qué?
—  Es  un  asunto  personal —dijo  Amelia    con  voz  seca  y  expresión    seria.
Kelly  bostezó  —  Pensé que era algo importante.  Sebastián  no está.  Creo que tiene una  nueva novia.  Pasa  y trataré  de comunicarme lo antes posible .
Amelia  se  mordió la lengua  para no decir  algo inapropiado.  Se alejó sin decir  una palabra. Mientras  oía las  quejas de  la   loba.
Fue  caminando por  el río para  ir  al inframundo.  Sin  desearlo  recordó la leyenda   que  Is le contó
Había   una  demonia   que era   muy  ruda  y vivía  en el inframundo    siempre  caminaba  hacia la tierra  para  ver las  estrellas     el mundo era  joven y estaba  protegido  por   los ángeles que eran  iguales  a  dios.  Ellos despreciaban a los  demonios  por  considerarlos un error  de  dios. Por lo que vivían  en cuevas y dentro  de la  tierra.
La  familia  de la  demonia siempre le prohibía  ir  pero  ella no les  hacía  caso   y  salía a la  superficie   para  ver las  estrellas. Una noche   cuando    iba    a  ir   su  casa la encontró un ángel.
En lugar  de atacarla le preguntó  —¿ qué  hacía?
Ella  asustada    se alejó  del hermoso   hombre de  cabellos  dorados  y ojos  azules.
A la noche  siguiente  volvió y lo encontró mirando las  estrellas  él  no dijo nada cuando ella se sentó  a su lado  .  Así pasaron  varias  noches  hasta  que  se hicieron  amigos.   
De  la amistad nació un  amor,  prohibido  ni la  familia del ángel  o  de  la demonia  aceptaban esa relación .  Los ángeles  con miedo   de   que los demonios  salgan    hacia  el mundo     de arriba   fueron a atacarlos  en inframundo  mataron      a  la  demonia  y  a su  familia.  El  ángel  corrió a  salvar  a su amor  pero la encontró  muerta  y decidió matarse mientras  lloraba    por  ella.
De  las  lágrimas      creció un río .  Dios  revivió  a la demonia  y a su  familia  convirtiéndose  en  las primeras aves  fénix  ellos  crearon un mundo salvaje donde  todos eran admitidos.  A los  ángeles se les condenó    a  vivir    y morir  como humanos siempre tentados  por los demonios.
Se dice que ese  río    atraviesa  todos los mundos  y  su fuerza  deriva    hasta los miedos  más  grandes por eso es  conocido   como  Tamuril  el río  del amor  .
Amelia  se  sentó en la orilla  que daba  hacia  el  inframundo.  Triste  por no haber  encontrando a  Sebastián  No  se percató que  él estaba   avanzando  hacia  ella.

Sebastián cojeaba    y estaba  de mal humor  por no haber  visto   a  Amelia  aunque sea  de lejos .  Se  preguntó  ¿  En  dónde  estaría? Tenía  que  dormir  algo  y   tomar  algo de  sangre  .  Por más que el tiempo   pasaba  aun   odiaba tomar  sangre.  Aunque    ahora  la  tomaba    sin protestar,  también cuidaba su dieta  e ingería  las   asquerosas pócimas  de  Firond.  
Casi  cayó  al río  al descubrir  a  Amelia   sentada en la  orilla  que  separaba  a los  dos  mundos.
— Amelia.
Amelia levantó la cabeza ,  tenía lágrimas   diseminadas  en sus mejillas  y  su expresión   era  entre incrédula  y  triste. Antes que  Sebastián  pudiera  decir  alguna palabra.  Ella  corrió a  abrazarlo.
Él sin decir  nada  le estrechó entre sus  brazos   creyendo que  soñaba  como tantas  veces. Estuvieron  un buen rato  de esa  forma sin decir  una sola palabra consolados  por  volver a  estar  juntos.
Amelia  fue la primera  que hablo.
— ¿ Qué  te pasó?  Temí  tanto no  volver  a  verte.  Que me  hubieras olvidado.
Sebastián  se  alejó  de  Amelia  y le  tomó  de la  barbilla.
—  Nunca pudiera  olvidarte.  Estás  incrustada  en mi  alma.   Todas las noches  vengo a  verte.  Adremelech me reta a una pelea si lo venzo seré su alumno, pero si resisto aunque  sea  30 minutos    me   deja  verte  desde lejos.
Amelia   lo miró incrédula  y quiso   acariciar  las  heridas  de  Sebastián.
—¿ Por qué ?  No  fuiste a hablarme.
—  Decidí  esperar     a que   vinieras a buscarme . Te  prometí  que   sería  tu elección  
—  Me arrepentí  enseguida  de que peleamos.   A  veces siento  que  soy   tan diferente  a la mujer  que conociste. Tengo miedo  de que estés enamorado de  un fantasma.
Sebastián se  sentó  en la orilla  e  hizo  que  Amelia     hiciera  lo mismo.  
— Entonces deja  conocer a   esta nueva  Amelia  para que me enamore  de  ti de nuevo.  
Amelia no dijo nada solo  tomó  su mano. Mientras miraba   al  río  tan   azul   transformarse en rojo  y  seguir  su rumbo    a la  tierra  de los demonios.
A  la  noche  siguiente  volvieron a  verse.  
Amelia  se sentía algo nerviosa     cuando  caminaba  hacia     las  orillas  del río en el límite   con  el inframundo y  Seragón.   Ella aun recordaba    la noche anterior  Se pasaron  mirando  la luna  y hablando.  Todavía podía  sentir  las manos  de  Sebastián acariciando las suyas  y  el corazón desbocado  por  deseo  de  besarlo.

Acordaron    ir lento como cuando se  conocieron   desean  volver  a conocerse  y  sobre todo  darse  una oportunidad   para      a pesar   de todos  los  cambios   seguir  juntos.  Tocó sus  labios  con las  manos  acordándose    del  beso  de su pareja.

Sebastián  llegó  unos minutos  más  tarde.  Se  acercó  a ella  y  la  miró con ternura  luego la  beso.  Al principio   fue  solo un toque  de labios,  pero  a  ambos  el deseo  explotó  en cuestión  de  minutos.
Los  dos  se separaron  sonriendo  .  Fue  Sebastián   el que  habló primero  
—  Pensé que  deseabas  ir  despacio.
— También lo pensé.
Sebastián   le abrazó  y preguntó  sobre  su di   mientras   se sentaban  en la  orilla  del  río.
Amelia     le  contó  sobre  su  día  protegida   por  Sebastián  mientras  miraba    las estrellas.  El   vampiro luego  de  unos  minutos    sacó  de  su bolsillo  un  chocolate Ferrero. Se acordó  de  cuando  eran novios .  Se miraron unos segundos  y  Amelia se dio cuenta de que   ya no deseaba  ir  lento.  Debía aprovechar  los  momentos   felices.
—Espero que  te haya  gustado.
Amelia  lo beso    como respuesta   y estrecho  su cuerpo  junto al   de Sebastián. Luego de  unos minutos   ella  se  colocó  encima  de  él.
Estuvieron  acariciándose      por  algún tiempo    .  Sebastián se alejó  de  ella.  Temía que algún  demonio pervertido los  encontrará  haciendo  el  amor  en medio del río.  Al mismo tiempo, se sentía  muy  nervioso   y    con  un deseo   que  apenas  podía  controlar.
Había momentos  que se sentía como un sueño,  volvió   con la  mujer  que amaba   a su  hogar    y  a su destino.  Tocó con  una mano el rostro  de  Amelia mientras se sumergía  en sus   hermosos  ojos    de  color   negro.
—Será   mejor  irnos   de  aquí. ¿ Quieres  conocer  mi hogar?
Amelia asintió  su  corazón  latía  fuerte  y se sentía  como  si fuese  de nuevo su primera  vez.
Fue  cuando  Sebastián  le  dio la mano   y le sonrió   el miedo pasó  a ser  deseo  y  ansia  por  estar  juntos    unidos  en cuerpo  y alma. Caminaron   algunos  segundos  por el  río  . Sebastián  besó  a  Amelia  y luego le soltó  las  manos .
— ¿Quieres  volar?
Amelia lo miró incrédula  volar  —. ¿Volar?
—La sangre de  Meche  combinada    con las patillas    y  los  ejercicios    han  desarrollado   poderes  que no conocías.
—  Pero ¿ puedes quedar  ciego?
—  No    solo  cuando utilizo   la  clarividencia  de  Meche  sin ton ni son.
Amelia   asintió  y  luego sonrió mientras pensaba que no era la única que había  cambiado. Observó   que las manos   de  se  ponían  rojas  luego  Sebastián  toco  su cuello  luego  de unos minutos  le  salieron  dos     alas  negras.
— Ven  conmigo.
En  cuestión  de minutos  ellos  atravesaron  Seragon .  Amelia pensó  que  iba    a  ir  a la  casa de  Firond  ,  luego se acordó que  su  novio le contó  que  se mudó  a   una  cueva  cercana  que  le recomendó Lorindir  para estar  más cómodo.   
Cuando llegaron  Amelia apenas  vio  el   escueto mobiliario  que  tenía  Sebastián  lo único que deseaba   era  estar   en sus  brazos.  El  vampiro  empezó  a  besar  a  Amelia   en el cuello   mientras    sus  manos  rozaban      la  camiseta negra  que   su novia  tenía puesta .  Iba a preguntarle  a  Amelia  si estaba  segura   de lo que iban a  hacer .  De  repente  la  ropa  de  ambos  desapareció   y los ojos  de  Amelia  se  volvieron  dorados  por  un momento.
—No eres  el único  que   ha aprendido  trucos  nuevos.  


Sebastián  rio  y luego    tomó  a  Amelia en sus  brazos   y la llevó a la  cama  con  suavidad  .  Deseaba  tomarse  su tiempo.  Besó  a  Amelia por  el cuello   desde el hueco de la garganta hasta el borde inferior de la mandíbula y fue bajando por la espalda mientras  sus  manos  acariciaban  sus  senos —. Me gusta cómo sabe tu piel. — Ella  gimió  arrastró sus dedos por  el  torso  de  Sebastián su torso hasta la cintura —. Me  gusta sentir tu cuerpo debajo de mis manos.
En el momento en que ella palmeó su miembro  este  estaba  erguido por completo.
—¿Por qué estás haciendo esto ahora?
— La  vida  es demasiado  corta y  amo  los  chocolates   .  Me  conoces  bien  y me  seduces   con  cada  pequeña  cosa  —. Ella frotó los labios sobre los rastrojos de barba en su línea de la mandíbula.
—Ah,  sí. —Sus labios eran tan suaves en su cara, pero su mano acariciaba su pene firmemente.
— Te  deseo,   tengo que  confesarte  que    yo  también  te  he observado  a escondidas  luchando  con  Idris.   Con  esa sexi camisa negra, luciendo peligroso. Quiero darte un gran mordisco, Sebastián ¿Me vas a dejar?
Sebastián  respiro  fuerte  sintiéndose  totalmente perdido.
Amelia  se arrodilló  y puso su  boca  en su  miembro. Esa boca cálida y húmeda envolvió su miembro y su cerebro dejó de funcionar por completo.
Ella hizo esos movimientos ondulantes con la lengua que... maldición. Hizo esa cosa succionadora con sus mejillas... Cristo. Luego intentó llevarlo profundo en su garganta y él gritó.
—Joder.
—Sí. —Ella llevó su eje a su boca de nuevo y lo liberó—.  Déjate llevar —No. Quiero estar  dentro de  ti. Ven a mi  cama
—No. Tómame  aquí . —Se puso de pie.
Tan pronto como sus piernas estuvieron libres, la boca de Amelia estaba en la suya. Se giró hasta que su espalda estuviera contra la pared. Ella envolvió su brazo alrededor de su cuello y las piernas alrededor de su cadera.
Se maravilló de la fuerza de sus músculos durante unos tres segundos. Entonces su mano agarró la base de su miembro y  tiró de él hacia adelante con ella. Sí. Amelia no estaba jugando.
Sebastián supo que  habían  regresado  cuando la cabeza de su pene rozó la humedad de su coño. Ella quería esto. Estaba lista para volver.
¿Quién era él para negárselo?
Dobló las rodillas y la llenó con un empuje.
Su cabeza cayó hacia atrás.
—Haz eso otra vez.
Así lo hizo otra vez. Y otra vez. Y otra vez.
Luego la  cargó  hacia  su  cama.  La amo lentamente y  dulcemente  repetidas  veces.
A  la mañana  siguiente   Adremelech  y  Amnras  interrumpieron  en su cueva.   Ambos    profesores  parecían  molestos.  
Sebastián  frunció  el  ceño.   Detestaba  a  Adremelech y el poder que tenía  sobre su vida.  Desde que lo conoció supo  que el  demonio estaba  interesado en  Amelia  y haría  todo  lo posible por  entorpecer  su relación.   Pero estaba    vez  no se lo permitiría por nada  del mundo.

Espero que les haya gustado este  capítulo y  me disculpo por   lo largo









11 comentarios:

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Ufff que capítulo!! Me ha encantado y el final es... genial :)
Buen finde!!
Besos!

Laura dijo...

Super bueno el capitulo, que bien que ellos 2 volvieron se aman mucho como para que estén separados, gracias y ten un buen fin de semana!

JUAN FUENTES dijo...

Amiga escritora,tu imaginación y tu forma de escribir sigue aumentando

Mela dijo...

Hola, JP... Creo que Is está entrenando bien a Amelia para que llegue a ser una gran luchadora
Tamuril... el río del amor... que bien suena
Me ha encantado la leyenda de la demonia y el ángel que se enamoran
No he creído a Kelly... creo imposible que Sebastián tenga otra novia que no sea Amelia
Y me ha encantado ver a Sebastián y a Amelia juntos... y amándose tanto ;-)
No te disculpes, el capítulo no me ha parecido largo... me ha parecido genial
Feliz finde
Besos

Sunako Chan dijo...

Hola Citu! Espero que estés bien. El capítulo ha sido muy emocionante con el rencuentro de Sebastian y Amelia. Kelly es una harpía de mucho cuidado. Is me parece un personaje muy interesante. Un buen capítulo!! Te leo en siete días! Un besote, guapa!!

Violeta dijo...

Hola guapa!
Fantástico capitulo! Feliz fin de semana. Besotes!

Lujan Fraix dijo...

Hola querida amiga.
Te he dejado comentario sobre Amazon y tu libro en mi blog.
Te pregunté porque quería ver donde estaba tu libro. Me da vergüenza porque parece que quiero que me lo regalen... Ya me ha pasado otras veces y amigas me lo han enviado. No es por eso, sino que quería ver porque lo busqué y no lo podía hallar.

Estuve medio enferma por eso no te respondí rápido.

Pd Si me lo quieres enviar no hay problema, eso sí tienes que tener paciencia para que lo lea porque estoy corrigiendo una novela para enviar a un concurso.

El e-mail es
lujanfraix@hotmail.com

Te mando besos.

Ariel dijo...

Hola Citu, buenos días,
mmm que lindo, que lindo y cuanto amor!!!

pero.... uuuuh, he visto que termina la historia pronto =(


Te deseo un bonito domingo en familia
un fuerte abrazo

Nena Kosta dijo...

Amelia y Sebastián terminarán siendo unos buenos guerreros,pero la vida tal cual la conocían se ha terminado para siempre. Han tenido un tórrido encuentro después de tanto tiempo; compartir esos momentos y sentir que pueden refugiarse el uno en el otro les dará fuerzas para continuar adelante.
No me ha parecido largo en capi, así que no te preocupes.
Espero que hayas pasado un buen finde. Buena noche de domingo.
Bsos

Yessy kan dijo...

Que bueno que Amelia aprenda mucho de cómo protegerse.
La leyenda es hermosa, me encanto ese súper romance.
Que maravilla de escena romántica, muy sensual en la que Sebastián y Amelia se aman. Amelia debe estar al tanto de Kelly, es peligrosa con su lengua de vibora. Precioso capitulo.
Abrazo!

Lourdes dijo...

Madre mía qué capi maravilloso! Aún me falta leer la segunda parte pero te comentaré la primera.
Me pareció muy bonita la escena de amor y muy hot. Escribes genial y te felicito como siempre. Es muy común que Amelia haya querido comenzar de una forma pero no se ha resistido, finalmente han sido apasionados ambos. Espero que Sebastian se libere y puedan estar juntos. Gracias por el capi amiga!! Un besote grande.

Related Posts with Thumbnails